domingo, 16 de febrero de 2014

Annabel Lee

 
 
Pues dándome un paseíto por el bosque descuidado, y para no llevarme un disgusto más que añadir a la no corta lista de disgustos 2014, que daría para una entrada o dos que no redactaré para no aburrir a mis poquitos seguidores y que la listan baje aun más, creo esta entrada, sin mucho que decir, aunque como ya sabéis, los silencios lo dicen todo. La letra que he elegido para entretener a mi corta (pero de gran calidad) audiencia es de Radio Futura, aunque conozco una versión de Enrique Bumbury. Como curiosidad os puedo decir que con lo fan que soy de Santiago Auserón y Radio Futura, desde la época en la que Paco Clavel era el teclista del grupo, y teniendo sus vinilos y algunos cd´s, la canción que os pongo la conocí gracias a aquel fabuloso programa que fue la Bola de Cristal, que eso si que da para una entrada, pero ya he leído muchas sobre Alaska y la bola de cristal. Y creo que para ser un prologo silencioso, como que me quedo algo largo, espero que no espeso. El video se puede ver en YouTube tanto la versión de Santiago como la de Enrique.


Hace muchos, muchos años en un reino junto al mar
habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee
y crecía aquella flor sin pensar en nada más
que en amar y ser amada, ser amada por mi.

Éramos sólo dos niños mas tan grande nuestro amor
que los ángeles del cielo nos cogieron envidia
pues no eran tan felices, ni siquiera la mitad
como todo el mundo sabe, en aquel reino junto al mar.

Por eso un viento partió de una oscura nube aquella noche
para helar el corazón de la hermosa Annabel lee
luego vino a llevársela su noble parentela
para enterrarla en un sepulcro en aquel reino junto al mar.

No luce la luna sin traérmela en sueños
ni brilla una estrella sin que vea sus ojos
y así paso la noche acostado con ella
mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

Nuestro amor era más fuerte que el amor de los mayores
que saben más como dicen de las cosas de la vida
ni los ángeles del cielo ni los demonios del mar
separaran jamás mi alma del alma de Annabel Lee.

No luce la luna sin traérmela en sueños
ni brilla una estrella sin que vea sus ojos
y así paso la noche acostado con ella
mi querida hermosa, mi vida, mi esposa.

En aquel sepulcro junto al mar
en su tumba junto al mar ruidoso.
Hace muchos, muchos años en un reino junto al mar
habitó una señorita cuyo nombre era Annabel Lee
y crecía aquella flor sin pensar en nada más
que en amar y ser amada, ser amada por mi


Letra Santiago Auserón
Imagen, Autor desconocido, bajada de Google imágenes del blog El Mundo de Poe

5 comentarios:

Simplemente alguien dijo...

Me gusta esta canción!!!!!!
Y me gusta el bosque y su duende, un placer ver un arbolito nuevo.

Un saludito.

Rosa del Mar dijo...

holaaaaaaaaa!!

caramba!yo pensando que no actualizabas y resulta que si.. que era yo que me he vuelto vaga y me he acostumbrado a que me avisen ( las que tienen wordpress o como se llame me avisa al correo) he leido todas tus entradas y en todas tengo una opinion, pero en esta.....tenia que pararme y decirlo, esta es una de las canciones de mi vida, maravillosa, a mi entender, genial, gracias por recordarmela
Un besazo compadre, vengo otro dia y retomo los comentarios, que voy a estudiar un poco antes de que me enganche al trasto

el duende dijo...

Cuanto bueno por aquí... Mi casa es vuestra casa y me da un alegrón veros. Yo tampoco tengo avisos, pero siempre alguien me avisa, espero tus comentarios comadre

burbu dijo...

ey mola mogollon la cancion! y mas ver q sigas aki sembrando para q el bosque continue para q nosotras las hadas vengamos y tengamos un refugio para dejar volar la imaginación...

Satélite despistado dijo...

Hola duende, aquí a tu bosque siempre acogedor me vuelve a traer mi caótica órbita y disfrutar de esta gran canción que compartes con los visitantes que nos pasamos por aquí.